Amazonía constituye la principal preocupación de ejército brasileño

amazonia

16 de agosto de 2012, 08:17

Brasilia, 16 ago (PL) La soberanía sobre la Amazonía, con una extensión de siete millones de kilómetros cuadrados y 11 mil 200 kilómetros de frontera con siete países, constituye hoy la principal preocupación del ejército brasileño.

Sin embargo, esa prioridad militar no está dada por una posible invasión extranjera o una guerra local, afirman altos mandos castrenses, para quienes la amenaza viene de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que fomentan el separatismo, la venta ilegal de tierras indígenas, la apropiación indebida de recursos de la floresta por extranjeros e impedir el desarrollo de la región.

La Amazonía como principal preocupación y prioridad del ejército brasileño constituye el tema del tercer reportaje del sitio web G1, el portal de noticias de la Globo, sobre la situación del cuerpo armado cuatro años después de la presentación de la Estrategia Nacional de Defensa (END).

 

El comandante de las tropas en la Amazonía, general Eduardo Villas- Boas, señaló que “en pleno siglo XXI, el país aún tiene casi la mitad de su territorio no ocupado y no integrado a la dinámica nacional. Esa es una tarea histórica que tenemos pendiente”.

 

Aseguró que la Amazonía abriga las respuestas y soluciones para los grandes problemas de la humanidad: agua potable, biodiversidad, recursos naturales. Ella no puede ser un gran vacío y en eso está la gran preocupación que tenemos por ella.

 

El militar recordó que en la década de 1990, del siglo pasado, varios políticos mundiales defendieron la tesis de que la Amazonía debía ser internacionalizada. Por ello, la END considera clave mantener la soberanía nacional sobre esta floresta.

 

“Trabajamos con riesgos. No necesariamente usted precisa invadir la Amazonía para dominarla. Hay otras formas de perder el control del Estado. Consideramos que existen algunas ONG dentro de la Amazonía que son problemáticas, no tenemos el control de ellas”, apuntó el general Walmir Almada, del Estado Mayor del Ejército.

 

Sostuvo que ya los militares enfrentaron situaciones como la imposibilidad del acceso y la actuación de órganos públicos en esa zona, así como la venta ilegal de lotes de tierra públicas a empresarios de otros países. Se calcula que unas 350 ONG actúan en la mayor floresta del planeta.

 

El reportaje del G1 refiere que al visitar un Pelotón Especial de Frontera, en mayo pasado, el vicepresidente brasileño, Michel Temer, admitió que la Amazonía es una “casa abandonada” y que “a lo largo del tiempo las fronteras quedaron sin presencia del Estado”.

Tomado de:

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=536031&Itemid=1