El asesino de una misionera estadounidense en Brasil es liberado ocho años después

amazon_basin_map-max

RÏO DE JANEIRO — El asesino confeso en 2005 de la misionera estadounidense defensora de los campesinos Sin Tierra de la Amazonía, Dorothy Stang, salió de la cárcel tras ocho años de reclusión, informó el jueves a la AFP la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) en el estado brasileño de Pará (norte).

Condenado a 27 años de cárcel, Rayfran das Neves Sales cumplirá ahora un tipo de régimen semiabierto domiciliar, que le permite realizar actividades pero con restricciones como la de dormir en su casa y presentarse ante la justicia mensualmente.

“Un juez calculó que él ya purgó su pena. Vamos a analizar el informe para ver si realmente tiene ese derecho de salir del presidio. En caso contrario, apelaremos”, dijo el abogado de la CPT -organismo vinculado a la Iglesia Católica- José Batista Afonso.

El abogado de la defensa, Raimundo Cavalcante, explicó a la prensa que tras cumplir una parte de la pena, su cliente ganó derecho al beneficio de régimen semiabierto y después de continuarlo con asignación en domicilio, que le fue confirmado el lunes.

“El tendrá algunas restricciones, como volver a casa a las 22H00 horas, y encontrar un empleo en los próximos sesenta días”, dijo el abogado al sitio informativo UOL.

Dorothy Stang, de 73 años, fue asesinada con seis tiros el 12 de febrero de 2005 en Anapu, a 700 km de Belem, la capital de Pará, en la Amazonia, cuando regresaba de una reunión con los Sin Tierra con los que desarrollaba un proyecto ecológico.

Los hacendados de la región la acusaban de incitar a los campesinos a invadir sus tierras.

Neves Sales fue detenido dos días después del asesinato. Clodoaldo Batista, su cómplice, fue condenado a 17 años de cárcel, y Amair Feijoli, acusado de ser el intermediario, a 18.

“Clodoaldo obtuvo hace tres años el derecho a una salida temporaria y no volvió a la cárcel. Nadie lo busca”, dijo el abogado de la CPT.

La condena de los asesinos y de los mandantes, fue considerada una señal de que se ponía fin a la impunidad en el país y a los asesinatos de campesinos comandados por grandes hacendados.

Pero el pasado 15 de mayo, la Corte Suprema de Brasil anuló la condena a 30 años de cárcel de abril de 2010, del hacendado Vitalmiro Bastos de Moura, uno de los dos mandantes del asesinato de Stang, por considerar que el abogado de la defensa no tuvo tiempo de estudiar el caso.

Tomado de:

http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5jquAhV3G2AcG3gTKsypqwzQhXGcA?docId=CNG.3a926158fc1af5cbc3f9946bffd5ae48.351