El Tribunal Supremo autoriza la reanudación de las obras de Belo Monte

28-08-2012

Tomado de:

http://www.que.es/ultimas-noticias/sociedad/201208280614-tribunal-supremo-autoriza-reanudacion-obras-efe.html

 

El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) autorizó la reanudación de las obras de la hidroeléctrica de Belo Monte, un polémico proyecto energético que se construye en la selva amazónica y que había sido interrumpido el pasado día 14 por orden de otro tribunal.

Brasilia, EFE 28 de agosto de 2012

 

Foto: Policías forman en el lugar en el que indígenas, miembros del Movimiento de los Sin Tierra (MST) y estudiantes protestan el 20 de junio de 2012 contra la construcción de la hidroeléctrica de Belo Monte en la región amazónica, frente la sede de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20, en Río de Janeiro (Brasil). EFE/Archivo

Según informó la estatal Agencia Brasil, el presidente del Alto Tribunal, Carlos Ayres Britto, precisó que el fallo favorable a la reanudación no impide que su decisión sea revisada tras un análisis más detallado del caso.

 

De acuerdo con esta versión, en su fallo el magistrado solicita más información al Tribunal Federal de la Primera Región, con sede en Brasilia, que determinó la paralización de las obras.

 

Previamente a la decisión del STF, la Procuradoría General de la República manifestó su postura favorable a la paralización de la construcción.

 

El Tribunal Federal de la Primera Región basó su decisión de suspender las obras debido a la identificación de irregularidades en dos etapas del proceso, una en STF y otra en el Congreso.

 

Belo Monte, que será la tercera mayor hidroeléctrica del mundo, comenzó a ser construida en marzo del año pasado en la localidad de Altamira, en el estado norteño de Pará, pese a la resistencia de los indios y ecologistas, que alegan que la obra tendrá un impacto irreversible en la Amazonía.

 

La decisión de suspender las obras fue tomada a petición del Ministerio Público del estado de Pará, que cuestionó una decisión “unilateral” del STF, en cabeza de su entonces presidenta Ellen Gracie, quien declaró la “constitucionalidad” del proyecto sin tener en cuenta a los demás miembros de la máxima corte de Justicia.

 

El Tribunal también consideró que el Congreso actuó de manera irregular cuando avaló la obra sin la discusión ampliada en el Legislativo de los informes técnicos previos.

 

Cuando esté operativa, Belo Monte tendrá una capacidad de generación media de 4.571 megavatios hora, alcanzará un tope de 11.233 megavatios en las épocas de máxima crecida del río Xingú y exigirá inversiones de cerca de 10.600 millones de dólares, según cálculos del Gobierno.